lunes, 17 de abril de 2017

Los apoyos de la biblioteca al itinerario de lectura del centro


"La lectura cobra sentido cuando se refleja en nuestros actos. Cuando es posible advertir que somos unos antes de los libros y otros después de ellos: quizá, más respetuosos con los gustos y los intereses de los demás; más abiertos al mundo, y, por cierto, seguramente menos soberbios, menos arrogantes respecto de lo que sabemos y lo que ignoramos, porque si leer libros no es una práctica que sirva para conferirnos algunos beneficios humanos, entonces podemos estar seguros que no valen la pena tantos denodados esfuerzos ni tantos fatigosos discursos para hacer de la lectura una de nuestras aficiones". (Juan Domingo Argüelles, 2012)


El programa o proyecto de lectura de un centro puede contemplar un itinerario de lectura, entendido este como el conjunto de lecturas literarias, recreativas e informativas que en el proyecto educativo se ha dispuesto como fundamentales para que el alumnado adquiera experiencia lectora relevante y bagaje cultural. Estas lecturas que realiza el alumnado de una etapa completa son seleccionadas previamente por el profesorado, pudiendo participar en esta contribución el responsable de la biblioteca. La importancia del itinerario estará en el modo de abordar las lecturas para coadyuvar a experiencias lectoras positivas, sin convertir el canon o corpus de libros del itinerario en un recorrido rígido sino abierto más bien a continuas incorporaciones de títulos y formas de mediación y acompañamiento.
Il. T. Súnico

En este sentido, el profesor Juan Mata
 indica "que los libros que de veras han formado lectores suelen estar, por lo general, excluidos del canon [...]. No se trata, pues, de clases de libros, sino de formas de leer. […]  Ese carácter temporal y arbitrario de los cánones debería hacernos comprender que el problema no son las obras que comparecen en las aulas, sino el modo de abordarlas". Por otro lado, hace hincapié en que "el talento y la maestría de los profesores determinan la aceptación o el rechazo por la lectura" y que "hacer conciliables todas las lecturas debe ser nuestro compromiso con los alumnos. Lo que importa no es la edad del barco o la lejanía del puerto, sino el tiempo de la travesía". 

El itinerario de lectura de un centro ha de contribuir a la formación del lector, a la apreciación de la lectura para el gozo y desarrollo personal, a la generación de una experiencia lectora compartida, a la graduación flexible de lecturas que permitan generar un sentido de pertenencia a una comunidad de lectores, al establecimiento de relaciones entre muchas y diversas lecturas y de vínculos con la tradición cultural. 

Considerando que es una parte importante del tratamiento de la lectura en el centro, la inclusión del itinerario de lectura al plan de trabajo de la biblioteca escolar es recomendable. Me refiero a la incorporación tanto de la relación de títulos del itinerario como de cursos/edades a los que van dirigidos, pues ello derivará en la determinación de las características de los apoyos al profesorado y al alumnado por parte de los servicios de la biblioteca.

¿En qué consiste el apoyo al itinerario de lectura? Básicamente tiene que ver con:
  • Garantía de provisión y disponibilidad de ejemplares (mínimo para un grupo estándar de una clase), 
  • reposición y buen estado del grupo de libros,
  • posibilidad de ofrecer un repertorio de actividades previas y posteriores a la lectura de algunos de los títulos del itinerario.
Por tanto, una de las acciones de la biblioteca puede consistir en el diseño y preparación de actividades antes de la lectura de cada título del itinerario para llevarlas a cabo en su espacio a fin de que cada grupo/clase disponga de una introducción común al título/tema/autor (durante la lectura cada maestro o profesor en su aula desarrollará las estrategias apropiadas de mediación y acompañamiento)  y un conjunto de actividades/propuestas al final de la lectura como colofón de la experiencia (debate final, valoraciones/conclusiones de la experiencia lectora, visionado de películas o documentales relacionados con la historia, producción artística, representación teatral, elaboración de un cómic, producción de un book tráiler...).

De esta manera el profesorado del centro dispondrá de referentes y propuestas para abordar el acompañamiento de la lectura de los libros del itinerario del centro y la biblioteca adquirirá un papel de apoyo en un apartado concreto de la política de lectura del proyecto educativo.